Instituto de la Persona

  • por

La salud y calidad de vida son consecuencia de la harmonía de la persona. Para conseguir dicha harmonía es conveniente considerar la realidad individual dentro del entorno familiar, laboral y social; atendiendo a  las dimensiones corporal, mental y transcendiente, que constituyen la persona humana. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *